Dirección
Carlos Quintáns

Diseño web
estudiocaravana con bootstrap y wordpress

atlas@gmail.com

Si encuentras algún error o si quieres colaborar con atlas, escríbenos a carlosquintans@gmail.com.

Construcciones

Secado de carne

d3803
buffalomeatlrg
34_illustration5
dryingmeat
north-american-indian-photographs-by-edward-c-L-eCfxsK

La carne era un alimento fundamental para los nativos americanos, especialmente para las tribus cazadoras del norte, cuyo nomadismo buscaba las manadas de búfalos o bisontes. Las grandes tribus cazadoras eran especialmente los Blackfoot y los Sioux, quienes habían desarrollado las estrategias de caza notablemente, construyendo trampas o inventando estrategias para aislar a un único animal de la manada y así poder darle caza. En otras tribus como los Chippewa o Creek, la caza no se realizaba en grupo, sino de manera individual, aunque se trataba de animales más sencillos de cazar como ciervos, conejos o culebras.

La caza se realizaba a lo largo del año, y, a diferencia del salmón o los frutos podía ser comida de manera inmediata sin que se produjera escasez posteriormente. Esta actividad mejoró cuando, con la llegada de los colonos, los nativos consiguieron caballos, y les resultó más fácil desplazarse para cazar. La carne se comía de manera inmediata, pero en ocasiones, un búfalo era demasiada carne para el grupo de gente al que servía de alimento, por ello, el sobrante se deshuesaba, se cortaba fino y se secaba. De esta manera la carne no era desperdiciada en ningún momento. Esta carne se colgaba en estructuras de madera para secar al sol o con el viento. Pero en otras ocasiones se ahumaba. Ahumar la carne evitaba que se estropease al reducir su contenido en agua, pero también y debido al humo ahuyentaba a los insectos preservándola de infecciones que podrían contagiar al ser humano. Las infecciones de la carne no existían antes de la llegada de los colonos, el único insecto que podía producir daños significativos en la carne eran las moscas.

El ahumado de la carne, podía realizarse al exterior o dentro de casas de ahumado, estructuras de madera cerradas o forradas con pieles con una chimenea para la salida del humo. El humo se realizaba disponiendo una pequeña hoguera que, en el momento de hacer brasa comenzaba a alimentarse con madera verde, que al no estar seca produce mucho más humo.

La carne ahumada constituía uno de los platos más importantes de la comida tradicional india, el Pemmican, consistente en carne seca mezclada con bayas y otras frutas secas. Este preparado aguantaba mucho tiempo sin estropearse y era el alimento habitual en las largas cacerías. La carne seca constituía un porcentaje pequeño de la carne que se consumía, ya que la mayoría solía consumirse fresca, y algunas partes como la lengua o la nariz se consideraban manjares y se comían hervidos directamente. Los colonos, adaptaron esta comida, y los indios se vieron influenciados por la dieta del hombre blanco, así comenzaron a desarrollar más formas de conservación de la carne como la salazón y el azúcar.

 

Compartir artículo en