Dirección
Carlos Quintáns

Diseño web
estudiocaravana con bootstrap y wordpress

atlas@gmail.com

Si encuentras algún error o si quieres colaborar con atlas, escríbenos a carlosquintans@gmail.com.

Construcciones

Foxo do lobo

Google earth

Google earth

Juan J. Soto

Juan J. Soto

edoarado

edoarado

TeresalaLoba

TeresalaLoba

Foxo do Lobo de Portela de as Travesas, curral anexo y chozo (Chozo da Barcia/de Campo). Parroquia de Campo. Concello de Covelo. Serra do Suído, Galiza.

Las Serras do Suído, do Faro, de O Cando y la de Candán, componen el sistema montañoso de dirección N-S, al que se entregan la sucesión de elevaciones y depresiones NE-SW que conforman las rías pontevedresas. La  práctica ortogonalidad de este encuentro y su relativa cercanía a las cotas de costa, produce un medio de constantes e imbricados encuentros valle-montaña. Abundan estos tránsitos, que son múltiples, sinuosos y fragmentados. No es casual que estos valles contengan la mayor concentración de construcciones, propias de formas de vida mixta valle-montaña. Junto al foxo, el chozo (refugio estacional para el pastoreo) es el ejemplo más particular de esta área.

Este foxo se ubica en la Serra do Suído, justo en el tránsito hacia su última elevación sur y próximo al paso que la articula con la Serra do Faro. El punto es un collado particularmente estratégico, ya que en esta inflexión la caída hacia el norte vierte en el sistema fluvial que alimenta la ría de Vigo, mientras que el lado sur, vierte al del río Miño, a través de Mondariz y el valle del Tea.

Si bien los registros más antiguos que documentan existencia de foxos, se remontan al siglo X, el primero en mencionar el Foxo do Lobo de Portela de as Travesas data de 1653. En él figura un uso compartido entre tres parroquias, que corresponden al arco alrededor del foxo que, de norte a sur, discurre por el lado de poniente.

El conjunto es un caso atípico, ya que aúna en un mismo complejo un foxo y un chozo, a los que se suma además un curral (corral para guardar el ganado durante la noche). El foxo responde a la solución más habitual ya descrita. El curral es un recinto anexo al foxo, de tamaño y geometría especular a este. El chozo no se ajusta completamente al tipo más común de la zona: cuenta con las peculiaridades de una planta sensiblemente circular, con dos estancias (cámara de dormitorio y antecámara con lareira), divididas por un muro que sustituye a los habituales arcos para soportar la cubierta. Este muro viene a coincidir con la vertical de la cumbrera, lo que permite una solución de cubierta en falsa cúpula exterior, mediante el apilamiento progresivamente decreciente de lajas de piedra.

Geométricamente el conjunto se define como dos triángulos abiertos hacia el sur: uno correspondiente al foxo y el otro al curral. En el vértice norte del lado compartido por ambos triángulos aparece el foso. Desde aquí las dos hipotenusas se despliegan ligeramente hacia el suroeste en el foxo y más hacia el sureste en el curral. El chozo aparece en el extremo de este último muro, en la esquina más al sureste y el triángulo llega a cerrarse con un muro a base de lajas hincadas en el suelo, con una interrupción para formar la entrada al recinto, en la parte central de su recorrido.

No está clara la evolución de esta construcción. La reciente limpieza y estudio arqueológico (1) llega a la conclusión de que originariamente se trataba de un foxo doble con muro central y dos estrangulamientos hacia un foso compartido. Posteriormente una de las mitades fue reconvertida en curral, construyéndose el chozo. Lo cierto es que el triángulo del foxo recoge el descenso de la vaguada, mientras que el curral lo hace con la subida al collado. Si esta parte fue originariamente parte del foxo, estaríamos ante un inusual caso de acometida en contrapendiente.

Lo más significativo de este singular caso, como híbrido de foxo y chozo, reside en que el conjunto lo percibimos como una yuxtaposición de cualidades contrastadas:

_La forma del suelo que define cada recinto desde su acometida es descendente en el foxo y predominantemente horizontal o ascendente en el curral.

_Foso y chozo se ubican en los vértices focales de cada recinto, sin embargo dentro de su recinto el foso ocupa el punto más bajo y el chozo el más alto.

_Ambas edificaciones tienen un tamaño similar, pero su construcción no puede ser más opuesta: el chozo es primordialmente un montículo, asciende amontonando suelo, mientras que el foso desciende penetrando en el suelo.

_Uno tiende hace el cobijo y la guarida, mientras que el otro hacia la reclusión forzada.

_En ambas, los muros como brazos abiertos anuncian a la vez que contagian esa cualidad a su recinto. El chozo, a modo de garita, controla la entrada. El foso es un final que sólo descubrimos cuando estamos a punto de caer en él.

Resulta particularmente significativo que las dos actividades que acoge este complejo, perteneciendo al mismo mundo, representen actitudes tan diferentes hacia la vida. Aquí sus espacios son contiguos y geométricamente análogos, su simetría es especular en algunos aspectos y contrapuesta en otros. Este foxo va acompañado de la actividad que justificaba su necesidad, pero que como actividad constituye su reverso. El dispositivo para el cobijo y cuidado del ganado está aquí definido sobre una plantilla que le presta el foxo.

El foxo do lobo es una construcción muy precisa, que sin embargo apela a una condición mucho más general del movimiento por un espacio: no es más que una infraestructura para ‘llevarnos a su huerto’. La peculiaridad del caso es que esta condición tan primaria del significado de la forma cuando esta es sólo incipiente, se intensifica al verse acompañada por una reproducción de sus cualidades inversas, necesariamente complementarias: una arquitectura para la administración de la muerte, emparejada con otra para el cuidado y la salvaguarda de la vida. Como construcción: una aparece definida como sombra dual de la otra.

La expresión de un aspecto determinado de la vida, de un tipo de orden, emparejado con un envés que señala cuanto no es, pero que ese orden necesita.

Puede que toda arquitectura que aspire a entender en profundidad el orden social al que responde, deba recoger también algo que niegue o nos permita olvidar su programa.

Coordenadas UTM:

X: 553.084

Y: 4.686.187

Altitud: 904 m

(1)Sobre los trabajos de limpieza desarrollados en la primavera de 2013

Una hipótesis sobre el funcionamiento de este foxo

Texto: Xoan Mosquera

 

 

 

Compartir artículo en