Dirección
Carlos Quintáns

Diseño web
estudiocaravana con bootstrap y wordpress

atlas@gmail.com

Si encuentras algún error o si quieres colaborar con atlas, escríbenos a carlosquintans@gmail.com.

Construcciones

Esfinge de Giza

'Le_Sphinx_Armachis,_Caire'_(The_Sphinx_Armachis,_Cairo)
SphinxPlan
por piramidtextsonline

por piramidtextsonline

Notre Dame Architecture Library

Notre Dame Architecture Library

Abu el Hol en árabe, o Padre del Terror es el nombre que daban los lugareños a la esfinge de Giza. Sus ojos le valían el título de hel-hit y de hu o ju, el guardián o el vigilante y en otras ocasiones la llamaban shesep-ani, imagen viviente. Esta construcción se encuentra delante de la pirámide de Kefrén, completando su conjunto funerario, ya que es anexa al templo del valle de esta pirámide.

La esfinge fue construida en el siglo XXVI a.C, durante la IV dinastía. Se trata de una escultura realizada sobre un gran bloque de caliza que existía en la zona, residuo de la construcción de la pirámide de Keops, que posteriormente se revestiría. Con una altura aproximada de 20m la cabeza ocupa 5m, y representa al faraón Kefrén, con cuerpo de león. Su longitud es de 57m. La roca se cubrió con mampostería procedente de la propia roca, y luego se pasteo con yeso para terminar de darle forma. Entonces se pintó: el cuerpo y la cara eran de color rojo, y en la cabeza el nemes y el ureus amarillo y azul. También tenía nariz y barba, elementos que con el paso del tiempo se desprendieron, al igual que una estatua de Kefrén de pie que tenía delante del pecho.

Esta gran escultura fue concebida como centinela de la necrópolis de Giza, identificando a Kefrén como el Dios sol guardián de Giza. Esta escultura es la primera esfinge de Egipto, concibiendo así, con esa forma a este ser mitológico.

Al estar construida en caliza, la esfinge sufrió mucho deterioro tras su construcción de forma que durante siglos se ha restaurado paulatinamente ya incluso en el Imperio Nuevo egipcio dinastía XVIII. Por suerte los movimientos constantes del desierto depositaron arena, que la fue cubriendo poco a poco lo cual permitió que la erosión no siguiese haciendo mella en ella. Tutmosis IV ordenaría despejar la arena que la cubría, ya que durante una cacería, antes de gobernar, durmió bajo la cabeza de la esfinge, y soñó que esta le prometía el reinado a cambio de que la liberase de la arena. Pronto volvió a cubrirse, y las interpretaciones que de ella se hacían en occidente eran realmente disparatadas, pensando que se trataba de una escultura erguida de cientos de metros de altura, etc. Las primeras expediciones, llegan allí en el siglo XVIII y constatan la forma real de una esfinge dejando de lado las teorías mágicas o visionarias de personajes como Edgar Cavce quien difundía la teoría de la Atlántida, diciendo que él mismo había sido atlante y que había huido escondiendo los archivos de la antigua civilización bajo la esfinge. Tras búsquedas patrocinadas que no muestran resultados abandonan la teoría, entre ellos Mark Lehner, que inicialmente defendería esta teoría y que la abandonaría en 1973, convirtiéndose en el mayor experto en la esfinge en la actualidad, junto con Zahi Hawass.

Los ataques mamelucos destruyeron parte de la esfinge, especialmente la nariz y la barba, cuyos pedazos se conservan actualmente en el British Museum. Parte de la erosión de la esfinge se debe a la acción del agua, ya que el nivel freático se encuentra a apenas tres metros de profundidad y, además las lluvias que se producen aunque escasas a lo largo del año, son torrenciales.

Compartir artículo en