Dirección
Carlos Quintáns

Diseño web
estudiocaravana con bootstrap y wordpress

atlas@gmail.com

Si encuentras algún error o si quieres colaborar con atlas, escríbenos a carlosquintans@gmail.com.

Lugares

El desierto blanco

por b-e-m

por b-e-m

por *hiro008

por *hiro008

por WaterpoloSam

por WaterpoloSam

por pnendick

por pnendick

por Jungle_Boy

por Jungle_Boy

por pnendick

por pnendick

por Lee Horrocks

por Lee Horrocks

por b-e-m

por b-e-m

por Rachel Hendrick

por Rachel Hendrick

por brum d

por brum d

por b-e-m

por b-e-m

por eviljohnius

por eviljohnius

El desierto de Farafra, conocido como el Desierto Blanco se encuentra en la frontera oriental del Sáhara, en Egipto.

El Desierto Blanco fue en otro tiempo, un lecho marino en el que poco a poco se fueron formando rocas por sedimentación. Diferentes capas de material aglutinadas en ocasiones por las corrientes marinas. Tras este periodo y con la retirada del mar, el lecho salió a la superficie, dejando una tierra fértil en la que rápidamente creció vegetación, formando un ecosistema similar a la sabana. Fue una zona rica en flora y fauna, poblada por cazadores y animales. Los movimientos tectónicos que siguieron, además de la creciente sequía que formó el Sáhara terminó por crear el desierto blanco. La singularidad de éste son las grandes rocas de yeso blanco, restos de roca dura, que va siendo poco a poco erosionada por el viento y la arena. Las partes más duras resisten, son los denominados inselbergs. Las formaciones reciben nombres diversos, como la seta, la acacia, la tienda de campaña, los helados, los escarabajos o la casa blanca.

La zona no está habitada, tan sólo es accesible mediante todoterreno o camello, tan sólo algunas tribus de beduinos lo cruzan, apenas un pequeño porcentaje de los 5000 habitantes que tiene la región.

Compartir artículo en