Dirección
Carlos Quintáns

Diseño web
estudiocaravana con bootstrap y wordpress

atlas@gmail.com

Si encuentras algún error o si quieres colaborar con atlas, escríbenos a carlosquintans@gmail.com.

Lugares

Bayn al-Qasrayn, madrasa y mausoleo de al-Salih Najm al-Din Ayyub

por khowaga1

por khowaga1

por mitopencourseware, Image courtesy of MIT & Aga Khan Project Foundation

por mitopencourseware, Image courtesy of MIT & Aga Khan Project Foundation

El último sultán de la dinastía Ayyubida en Egipto fue al-Salih Najm al-Din Ayyub, quien murió defendiendo Egipto frente a los cruzados cristianos enviados por Luis IX. Éste era nieto de Salah al-Din Ayyub, conocido como el Saladdin del Oeste. Antes de su muerte, éste comenzó la construcción de un mausoleo entre 1242 y 1244, al que más tarde se añadiría su tumba. El mausoleo se terminó en 1250 y fue realizado por Shajarat al-Durr, mujer del propio Salih al-Din, quien tras su muerte dirigiría el sultanado con algunos de los primeros mandatarios Mamluk.

Esta construcción es un buen ejemplo de la adición de una tumba a una madrasa. El espacio de transición entre la zona del mausoleo incorpora una pequeña bóveda de muqarnas al estilo de El Cairo, dividida en tres secciones. Atravesando este espacio se llega al Mihrab (nicho de oración), revestido en mármol y decorado con un detallista cenotafio que define la tumba. Además aparecen dos frisos con fragmentos del Corán entorno a la cámara del mihrab.

Parte de la zona de oración entorno al nicho da a la calle, en esa fachada aparecen ventanas que se cubren con vidrieras de colores montadas sobre estructuras de acero, tras las cuales se suelen colocar los lectores del Corán, recitándolo para aquellos que pasan por la calle.

Sin embargo, dentro de esta construcción resulta mucho más importante la disposición de la madrasa, la primera construida para la ley Sunni. La mayoría de las escuelas de ley islámica de esta época están dedicadas a los ritos Maliki o Shafi´i, en algún caso incluyendo los ritos Hanafi y Hanbali (estas vertientes en la aplicación e interpretación de la ley islámica provienen, resumidamente, de la propia fundación del Islam, y de los años siguientes, en que las diferentes tribus o facciones que rodeaban a Mahoma comienzan a escindirse en base a los principios según los cuales creen que debe enfocarse el nuevo culto). Esta concepción de una escuela de ley Sunni sigue el ejemplo de la Madrasa Mustansiriyya de Bagdad construida en el año 1233. La tradición en la construcción de Madrasas y la mirada a otros lugares en que esta tipología edificatoria también se realiza, trae consigo la evolución formal del tipo llegando a la planta cruciforme al final del mandato Mamluk (de hecho la popularización de la Madrasa llevó a que la oración del viernes se realizase en este edificio durante el periodo Mamluk). En ocasiones esta madrasa funcionaba incluso como tribunal de estado, y años más tarde en sus cercanías se construiría el propio tribunal de El Cairo.

La Madrasa de al-Salih Najm al Din-Ayyub se cimentó sobre los restos en los que se encontraba el gran palacio Fatimida (al igual que el famoso Khan el-Khalili bazar). El único elemento superviviente de la época fatimida es un minarete que se encuentra sobre un volumen octogonal que permite el acceso a un sótano, se trata de un minarete tipo mabkhara (destinado según el orientalista Richard Burton a quemar incienso para perfumar la mezquita). A través del bloque sobre el que se asienta el minarete a aparece un pasadizo, el Harat al-Salihya, que divide las dos alas de la madrasa. Este pasadizo es uno de los accesos a la madrasa, el otro acceso da a la calle principal. Ambos están adornados ricamente con crestería y decoración envolvente de estalactitas encajadas en nichos. La fachada principal presenta una decoración similar a la cercana mezquita de Aqmar.

La planta de esta madrasa fue copiada en la madrasa de al-Malik al-Kamil, situada al otro lado de la calle en el mismo entorno de Bayn al-Qasrayn. La planimetría refleja dos alas a cada lado del pasaje de Harat al-Salihya, cada una de ellas con su patio y cada patio con un iwan cubierto con una cúpula, uno frente a otro. Cada uno de los iwan se dividía en zonas que servían para el estudio de la ley, por entonces el estudio se realizaba de forma individual y la enseñanza del profesorado se realizaba en la propia casa del profesor. El ala mayor de la Madrasa se orienta a la Meca con la qibla al final de ésta. Las ventanas van reduciéndose a medida que se acerca a la qibla.

Este mausoleo se convirtió en escenario para las grandes ceremonias de Bahri Mamluk, y en ocasiones, alguna ceremonia procesional terminaba allí. En los muros que dan a cada uno de los patios se disponen pequeñas celdas en dos plantas para que residan los estudiantes. Hoy en día sólo se conserva uno de los dos iwan ya que en uno de ellos se construyó una pequeña mezquita.

Compartir artículo en